Qué es el hosting o alojamiento web?

Comencemos diciendo que llamamos hosting al servicio proporcionado por un  sistema para poder almacenar información, imágenes, vídeo, o cualquier contenido accesible vía web.

Ahora bien, al contratar un servicio de hosting podremos alojar desde una página web hasta una base de datos, en el espacio que nos proporcionan, y que puede ser gratuita o mediante un pago que, según el plan que elijamos, será mensual o anual. Este valor variará en función del tipo de alojamiento, es decir, de las prestaciones que nos ofrezcan.

Aquí es donde surgen casi al mismo tiempo dos preguntas: ¿Hosting gratuito o de pago? y ¿qué tipo de hosting elijo para mi negocio online?

1. Hosting gratis vs de pago

Si bien un servicio gratuito puede parecer lo mas tentador, su uso no garantiza que sea la mejor opción para tu sitio web. A menudo hay una gran diferencia entre lo que ofrece un paquete de hosting gratuito y lo que obtienes con un servicio de hosting de pago.

Cada sitio web tiene un nombre de dominio único que permite a las personas encontrarlo en Internet. Normalmente necesitarás un dominio que contenga tu marca o el nombre de tu empresa.

Con una cuenta de hosting gratuita, esto no es cien por ciento realizable. Por lo general podrás usar tu nombre de marca en algún lugar del dominio, pero también aparecerá el nombre del proveedor de hosting. Puedes consultar también en webs como https://www.codigohosting.com para encontrar el que mejor vaya con tu proyecto.

En cambio al contratar un servicio de hosting de pago, tendrás el  nombre de dominio que desees sin agregados no deseados. Simplifiquemos con un ejemplo:

Con hosting pago: tudominio.com

Con hosting gratuito: tudominio.wix.com

Salta a la vista que el dominio de hosting gratuito se ve mucho menos profesional que el dominio de hosting de pago. ¿Imaginas en la forma en que los clientes percibirán tu marca de una o de otra manera?

2. Soporte técnico

Lo último que necesita es tu sitio web es que deje de funcionar y no puedas resolver el problema rápidamente.

La mayoría de los proveedores de hosting gratuito ofrecerán algún tipo de soporte técnico, sin embargo, generalmente hay un tiempo de respuesta de 24 a 48 horas con este tipo de servicios y se limita a la asistencia por correo electrónico a menudo a través de un tercero. Esto puede ser un problema real si es probable que pierda ventas durante ese período o que necesite su sitio web en línea.

Al utilizar un servicio de hosting de pago, se le garantiza que el servidor web que están disponibles las 24 horas, los 7 días de la semana, por teléfono, chat en línea y correo electrónico, para ayudar con cualquier problema técnico.

3. Tiempo de actividad garantizado

Es fundamental para los sitios web permanecer en línea. Necesita un hosting que mantenga sus servidores de una manera efectiva y se asegure de que cualquier mantenimiento programado o actualización de software tenga lugar lo más rápido posible y que estos trabajos no afecten tu sitio web.

Si está recibiendo un servicio gratis, no siempre puedes estar seguro de que estas garantías estén incluidas. Cuando pagas por el hosting, la mayoría de los proveedores garantizan un tiempo de actividad del 99.95 por ciento o más y este nivel de disponibilidad está incluido por contrato.

4. Transferencia o ancho de banda y espacio de almacenamiento

Se denomina ancho de banda a la cantidad de datos que tu sitio web envía y recibe a través de Internet en un período de facturación determinado. Cada vez que alguien visita tu sitio, utilizarás parte del ancho de banda.

Hoy en día, la mayoría de los servidores pagos proporcionan ancho de banda ilimitado, en otras palabras, no hay límite en la cantidad de visitantes que puede tener. Sin embargo, este no es el caso con muchas empresas de hosting gratuito que deliberadamente restringen el ancho de banda para que los clientes se registren en su hosting de pago premium.

Con la cantidad de almacenamiento que puedes usar ocurre algo similar. Si un sitio web contiene muchas páginas o imágenes o muchos complementos instalados, es posible que se agote el margen de almacenamiento que proporciona el hosting gratuito.

5. Bloqueo de proveedor

Si piensas tener una web es porque planeas obtener una retribución, ya sea económica o personal, y para ello lo que nececitas es tráfico.  Que te ofrezcan un servicio gratuito indudablemente es atractivo. Sin embargo, es muy limitado, y pronto verás que necesitas actualizar para obtener el resultado que deseas.

El problema para usuarios de poca experiencia es que no saben cómo migrar su sitio a un host diferente y, por lo tanto, terminan pagando precios exagerados por una cuenta premium solo porque es más fácil quedarse. Esto se conoce como bloqueo de proveedor.

6. Extras adicionales

En un hosting de pago, tendrás múltiples cuentas de correo electrónico, la capacidad de alojar múltiples sitios web y una variedad de características de seguridad esenciales, por ejemplo, Seguridad intrusión y monitoreo de infecciones.

En los proveedores gratis estos “extras” se deben abonar por no estar incluidos en el servicio gratuito y suelen tener precios bastante onerosos.

Ya hemos establecido algunas diferenciaciones entre gratis y de pago. Ahora bien, ¿que tipo de hosting necesita mi web?

1. Servidor compartido

Es tu opción si estás empezando, por ser la más económica y siempre tienes tiempo de contratar una opción superior una vez que tu negocio online empiece a tener más visitas. Se le llama servidor compartido porque, como lo indica su nombre, el servidor se comparte con más clientes.

2. Servidor dedicado

En este caso todos los recursos del servidor son utilizados por tus sitios web, motivo por el cual su precio es mayor, pero también sus prestaciones. Por ejemplo tiene el plus de que obtienes mayor velocidad y puedes adaptarlo a tu medida.

3.  Cloud computing

Esta opción utiliza servidores alojados en la nube que no necesitan de actualizaciones. Su principal ventaja es su escalabilidad, pagas por lo que usas, de esta manera si durante un periodo de tiempo determinado necesitas más recursos pagas más y luego vuelves a la normalidad.

Conclusión

Si bien las opciones gratuitas de hosting están disponibles, son extremadamente limitadas en lo que ofrecen a las personas que desean crear sitios web, especialmente aquellos que necesitan un sitio comercial profesional.

Teniendo en cuenta que con una escasa inversión se obtiene una calidad de servicio muy superior, asistencia técnia y mayor seguridad, creo que la elección no es necesario mencionarla.

¡Así que, elige tu hosting y manos a la obra, a poner tu web online

Fuente: Juan Pablo-Lomastro

https://www.smnoticias.com/noticias/105327/amp

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *